martes, 3 de abril de 2012

Otro terremoto fuerte generó pánico en México.

Un sismo de magnitud 6.3 remeció el lunes el sur y centro de México sin que se registraran daños mayores, pero sí evacuaciones de edificios junto a escenas de temor y angustia en la capital del país por el segundo movimiento fuerte en casi dos semanas. 

Según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), el temblor tuvo su epicentro a 158 kilómetros al sur-suroeste de Huajuapan de León, en el sureño estado de Oaxaca, en la misma región en que se originó un sismo de magnitud 7.4 el 20 de marzo que provocó derrumbe de viviendas y algunos daños en la capital. 

El alcalde de la Ciudad de México, Marcelo Ebrard, dijo en su cuenta de Twitter que no se reportaban "daños graves" en un primer recorrido por la capital tras una revisión de la ciudad por aire. 

El funcionario de la populosa urbe dijo también que el metro, que transporta a diario cerca de seis millones de pasajeros, funcionaba normalmente. Muchas personas desalojaron rápidamente edificios y restaurantes en una ciudad que tiene aún fresco el recuerdo de un terremoto que en 1985 provocó destrucción y la muerte de cerca de 10.000 personas. "Se sintió fuerte pero gracias a dios no nos pasó nada, la gente todavía está paranoica después del otro (temblor)", dijo Esteban Vite, vecino de la colonia Roma, donde usualmente los sismos se perciben con mayor intensidad debido a las características del suelo. 

 La Secretaría de Comunicaciones y Transportes federal dijo que el aeropuerto de la capital operaba normalmente y que sólo un vuelo había tenido que esperar unos minutos en el aire para aterrizar mientras se hacían las inspecciones de rutina de las pistas. La dependencia señaló también que no se reportaban daños en infraestructura en Oaxaca y el estado de Guerrero, en el sur, donde el sismo también se sintió. La petrolera estatal Pemex dijo también que no reportaba daños en sus instalaciones. 

Además de la red de ductos que recorren el país, la principal refinería de la empresa se encuentra en Salina Cruz, Oaxaca. "Nos asustó, pero fuerte fuerte no se sintió. Nos asustamos porque ya estamos medios siscados (asustados). Como ya tembló fuerte la otra vez, nos pone nerviosos", dijo a Reuters Adriana Romero, recepcionista de hotel Casa los Cantaros en Oaxaca. 

Según registros del USGS, el sismo de magnitud 7.4 del 20 de marzo fue el más fuerte desde uno de 7.6 en Colima, en la costa del Pacífico, en el 2003, que dejó al menos 29 muertos y 300 heridos. "Se trata de una réplica más del que tuvimos el 20 (de marzo), pero fuerte", dijo el encargado de Protección Civil de la Ciudad de México, Elías Moreno Brizuela, sobre el sismo del martes. 

Los mexicanos mantienen fresca en su memoria el terremoto de magnitud 8.1 -el más mortífero de la historia del país- que el 19 de septiembre de 1985 golpeó con fuerza la Ciudad de México y provocó la muerte de unas 10,000 personas, además de dejar miles de estructuras dañadas, así como provocar el derrumbe de edificios y hospitales,que deben implementarse en México en un plazo no mayor a ocho años. 

 Fuente: Reuters

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todo análisis a un articulo, comentario o noticias. De acuerdo o no, le pedimos respeto y el uso de un léxico apropiado. Y, para poder publicar comentarios hay de darse de alta como miembro de este blog. Muchas gracias.