martes, 29 de mayo de 2012

Detectaron en Sevilla una carga de chatarra radioactiva proveniente de Marruecos.

El incidente, que al parecer «no tuvo repercusiones ni para los trabajadores ni para el medio ambiente», ocurrió hace 20 días en una acería sevillana


El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha comunicado este martes al Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) un incidente, zanjado sin repercusión alguna, en una acería de Sevilla, donde hace 20 días se detectó una carga de chatarra proveniente de Marruecos con «alto nivel de radiactividad».

El suceso, de nivel 2 en la escala de medición internacional INES, cuyo valor máximo es 7, se registró el 9 de mayo pasado en la instalación Siderúrgica Sevillana S.A., de Alcalá de Guadaira, donde se detectó presencia de «alto nivel de radiactividad» en una carga de chatarra procedente de Kenitra (Marruecos).

Entre la basura se encontró un dispositivo para el control de procesos industriales, de 13 centímetros de longitud, 13 de altura y 13 de fondo y cerca de 20 kilos de peso, con el obturador abierto, sin placas identificativas y una fuente radiactiva en el interior, que se determinó era Cesio-137 y tenía una actividad estimada de 100 Gigabequerelios.
La chatarra llegó a Sevilla en barco y a la acería, por carretera.

Sin repercusiones
«Este incidente no ha tenido repercusión para los trabajadores de la instalación, para el público, ni para el medio ambiente», sostiene el CSN en una nota de prensa en la que se da cuenta, además, de que la siderurgia está adscrita al Protocolo de Colaboración sobre la Vigilancia Radiológica en los Materiales Metálicos desde 2000, actuó según el protocolo establecido ante la presencia de radiación y siguió los criterios de notificación a las autoridades nacionales.
«Ante el hecho descrito, como en ocasiones anteriores en las que la instalación ha detectado radiactividad, de inmediato informó del mismo al CSN», añade el comunicado.

Inmediatamente se inmovilizó el camión que transportaba la chatarra en un lugar aislado hasta la llegada de personal de la Unidad Técnica de Protección Radiológica (UTPR) de Proinsa, encargado de encontrar la fuente y caracterizarla radiológicamente.

Controles radiológicos
La UTPR, que no llegó hasta el día siguiente, realizó controles radiológicos iniciales hasta detectar la fuente radiactiva, que aisló en un lugar sin tránsito de personas y en condiciones de seguridad dentro de la instalación, a la espera de transferirla a la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa), relata el CSN.

Este lunes, el Consejo recibió el «informe de caracterización preceptivo» del suceso, que clasificó como «incidente», según la Escala Internacional de Sucesos Nucleares y Radiológicos (INES), porque la fuente se consideró de categoría 3, de acuerdo con la clasificación del OIEA, por la ausencia de elementos eficaces de seguridad (blindaje oxidado, obturador abierto y falta de placas identificativas).

La nota divulgada hoy por el CSN destaca que hace publica la información, al mismo tiempo que la comunica al OIEA, «en virtud de sus funciones y en aras de la transparencia».

fuente del texto/  La Voz de Galicia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todo análisis a un articulo, comentario o noticias. De acuerdo o no, le pedimos respeto y el uso de un léxico apropiado. Y, para poder publicar comentarios hay de darse de alta como miembro de este blog. Muchas gracias.