martes, 28 de agosto de 2012

Niño Becerra, Grecia y el caso libor: "Las cosas pasan cuando tienen que pasar"


becerra-crash.jpg
Un comité parlamentario del Tesoro británico exigió hace unos días que se lleven a cabo "cambios urgentes" en la manera en que se gestionan y regulan los bancos para restaurar la confianza pública tras el escándalo de la manipulación del libor.

El economista Santiago Niño Becerra dedica en su blog de La Carta de la Bolsa unas líneas a comentar esta petición. La conclusión a la que se ha llegado, comenta, es la de que es preciso que en el sistema exista más regulación y más control. "Puede parecer lógico, o no, da igual, porque lo verdaderamente chocante es que de tal necesidad se hable ahora y no en 1997 o en el 2003", añade. Este hecho lleva a plantearse, en su opinión, el porqué "y hace que el cerebro salte hasta otro caso de manipulación sobre la que a posteriori se pontificó: la de Grecia y sus datos".

En este sentido recuerda cómo en 2010 salió a la luz que Grecia había estado engañando a sus socios europeos durante diez años. Durante todo ese tiempo, escribe Niño Becerra, "absolutamente nadie reparó en tales engaños, y un buen día un político que acababa de ganar unas elecciones tiró de la manta y al año siguiente se descubrió todo el pastel". La Historia está repleta de ejemplos que cuentan que las cosas pasan cuando tienen que pasar, como tienen que pasar y donde tienen que pasar, piensa el Catedrático de Estructura Económica. "No antes, cuando aún podían hacerse negocios; ni después, cuando todo el andamiaje se habría venido abajo. Con el libor, pienso, ha podido haber sucedido algo parecido".

Entre el 2003 y el 2007 era cuando el mundo fue mejor, señala en su artículo. Y añade: "Regular, ¿qué?, cuando el negocio florece libremente; controlar, ¿qué?, si la actividad fluye sin pausa; ¿el código de conducta?, ya está bien este que favorece los negocios, y el crecimiento".

En esos años, "algunos antes para preparar el camino y algunos después para acabar de estrujar lo que beneficio quedaba", las cosas de los negocios tenían que rodar libremente, opina Niño Becerra, para posibilitar hacer lo que había que hacer. Y lo que había que hacer era "ganar lo máximo posible en la panoplia de negocios que 'el mundo va bien brindaba'; para conseguir hacer el último negocio".

Y ahora que ya no quedan negocios de aquel tipo por hacer lo que toca es preparar el camino para el siguiente modelo, sentencia.( fuente/ El Economista )

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todo análisis a un articulo, comentario o noticias. De acuerdo o no, le pedimos respeto y el uso de un léxico apropiado. Y, para poder publicar comentarios hay de darse de alta como miembro de este blog. Muchas gracias.