martes, 25 de septiembre de 2012

Sumeria cuna reptiliana.


En el templo Hathor en Dendera, Egipto, seres humanos de naturaleza reptiliana junto a faraones pueden ser encontrados en las paredes. Los Indios Hopi en Norteamérica cuentan que una raza alienígena BAK’TI manipularon geneticamente animales y crearon al ser humano. Las tradiciones orales enseñan que la raza extraterrestre BAK’TI, al final, perdió el control sobre la raza humana a favor de otra raza que eran depravados reptiles.

La tribu Hopi llama a la raza de reptoides los Sheti, o “los hermanos serpiente”, que viven bajo tierra. La tribu Cherokee y otras tribus estadounidenses se refieren también a las gentes reptiles u otras razas de reptoides. En el México ancestral había un rey llamado Quetzalcoatl, que significa pajaro-serpiente. El fue el dios de las estrellas que trajo la civilización y el conocimiento del cosmos a la gente de Centroamérica. Textos del Yucatán conocidos como el “chilaam balaam” dicen que los primeros habitantes de la región fueron conocidos como la “gente de Chanesh” que significa la gente de la serpiente. Fueron gobernados por un rey llamado “Itznamnam” que significa lagarto y se le representa mitad humano y mitad serpiente. Hace 5000 años los Omelcas erigieron estatuas de sus dioses sobre espirales protectoras de gigantescas serpientes.

En Sudamérica los mayas enseñaban que sus ancestros eran la gente de la serpiente. Los Aztecas decían haber sido creados por una mujer serpiente. En la mitología precolombina de Colombia, la diosa Bachue, (la primera mujer), se transforma en serpiente. Ella también es llamada la Serpiente Celestial. En el cañón de Sago en Utah, Norteamérica, otra vez veremos seres reptilianos al lado de seres humanos.
Quizás el más antiguo de todos los textos de la antigua China, el misterioso I-Ching que describe cómo el ser humano fue modificado genéticamente por una diosa llamada Nu-Kua, la diosa reptiliana de la antigua China cuyos descendentes fueron los emperadores de China. En Japón los Emperadores afirmaban descender de Dioses Dragón que vinieron del cielo. Aborígenes Australianos enseñan sobre una raza reptiliana la cual vive bajo de la Tierra y gobierna sobre los hombres. Creen que descienden de una raza de dragones humanos.

India llama a estos Dioses reptilianos, Nagas y afirman que sembraron sus familias reales. En las escrituras Indias y leyendas de Naga se dice que eran reptiles que vivían bajo tierra e interactuaban con los humanos en la tierra. También los textos hindús describen a una raza reptiliana llamada “Sarpa”. A través del Medio Este y en el libro de la Génesis, se dice que una raza serpiente creo al hombre sobre gigantes que vivineron de los cielos para reproducirse con las hijas del hombre. Se les llama Nephilim. En África los llaman Chitauri (Dictadores). Los Reyes de África afirmaban descender de dioses serpientes que vinieron del cielo. Los fenicios tenían a Agathodemon, otra figura de serpiente. Los hebreos tenían a Nakhustan, la Serpiente De latón.

Y la lista es más larga.
Esto sugiere que el conocimiento de una raza de seres reptilianos inteligentes fue aceptada como un hecho en el pasado distante en toda la Tierra. Parece que los únicos lugares donde no se encuentra esta historia histórica es donde la historia a sido metódicamente destruida.
No se sabe muchísimo sobre ellos, David Icke y Credo Mutwa, son algunos de los grandes especialistas sobre el tema. Algunos sugieren que pueden cambiar de aspecto (Spaceshifting), que significa cambio de forma. Usualmente se hacen pasar por humanos, y cambian su apariencia a reptilianos a voluntad. Parece imposible, pero al observar animales, en particular algunas especies de cefalópodos, están notoriamente dotados de la capacidad de modificar la forma y el color de su cuerpo con el objeto de asumir el aspecto de otras criaturas e incluso imitarlas. Otra hipótesis es que cuando están en la superficie y se encuentran con los seres humanos son capaces de “tocar” su mente y inducirlos vía telepática, y la mente humana débil aceptará esta orden sin rechazo y los veremos como humanos normales. También hay dos pensamientos sobre de que se alimenta. Unos piensan que se alimentan de miedo, y que les encanta por ejemplo cuando los humanos hacemos la guerra o creamos genocidios. Otros dicen que se alimentan de carne, frutas, verduras, algunos tipos de hongos. También se alimentarían de sangre humana.

Como es bien reconocido, hay un área del cerebro humano hasta el día de hoy conocida como el cerebro reptil. Dentro del cerebro es el segmento original para el que todas las otras partes son adiciones. Y, de acuerdo con el neuroanatomista, Paul MacLean, esta área antigua del cerebro es conducida por otro segmento prehistórico que algunos neuroanatomistas llaman el Complejo-R. R es abreviación de reptil porque compartimos esto con los reptiles. MacLean dice que este Complejo-R juega un papel importante en, el comportamiento agresivo, la territorialidad, el ritualismo y el establecimiento de jerarquías sociales. Estos son precisamente los patrones de comportamiento de reptiles y sus híbridos reptil-humanos.


El astrónomo, Carl Sagan, sabía por lejos más de lo que alguna vez hizo público y de hecho dedicó gran parte de su carrera guiar a las personas lejos de la verdad. Pero su conocimiento de la situación verdadera ocasionalmente se manifestó, como cuando dijo que: “…. no hace ningún bien en absoluto ignorar el componente reptil de la naturaleza humana, particularmente nuestro comportamiento ritualístico y jerárquico. Al contrario, el modelo puede ayudarnos a comprender todo sobre los seres humanos.” Él añade en su libro, Los Dragones de Edén, que incluso el lado negativo del comportamiento humano es expresado en los términos de reptil, como en asesino a sangre fría. Sagan (el nombre al revés significa a los dioses reptiles de India Oriental, los Nagas) claramente sabía mucho, pero decidió no revelar abiertamente qué sabía.

fuentes/ historiayarqueologia/ veritas-boss.blogspot.com.es




Miren la morfología y fisiología de quien fué el Dios Thot ( nº 8) en el Antiguo Egipto.



1. Sacerdote 2. Gases Ionizados 3. Descarga Eléctrica (serpiente) 4. Enchufe de Lámpara (Lotos) 5. Cable (Tallo de los lotos) 6. Dios del Aire 7. Aislante (Pilar Djed) 8. Portador de la Luz Thot (Dios) con cuchillos 9. Símbolo para “corriente” 10. Polaridad Inversa


     Otro relieve en el que se muestra un ser medio humano y medio reptil.




El cocodrilo fue quizá uno de los reptiles que por su aspecto primitivo, su carácter y su hábitat llamó más la atención de los egipcios, por lo que terminó siendo relacionado con Sobek u otras divinidades. De carácter agresivo, como el hipopótamo tuvo dos interpretaciones, una negativa y la otra eminentemente positiva; por un lado, los egipcios vieron en él una entidad que emergía de las aguas buscando el Sol o, incluso, que salía de éstas “como” el Sol, por lo que se relacionó con el astro, por otro, en ciertas épocas incluso, los cadáveres de los difuntos podían ser arrojados al Nilo, en la creencia que esta divinidad acudiría para llevarlos al Más Allá, considerándose por tanto, un símbolo de renacimiento.

Fue frecuente que el feroz cocodrilo atacara las barquichuelas de papiro y asesinaba al ser humano y a los animales por lo que los habitantes del Valle del Nilo hiciero unas figurillas que reproducían su aspecto para obtener un poder mágico sobre estos animales.

Por ello, sobre los muros del templo de Horus, en la ciudad de Edfú, podemos ver al cocodrilo como representante de Seth, el hermano asesino del dios Osiris. En esta imagen es Horus el encargado de aniquilarlo por medio de un poderoso arpón, pero como es habitual en la iconografía egipcia Horus representa al monarca que en este acto aniquila o somete a las fuerzas del mal.

Si el difunto adquiría la apariencia del cocodrilo (o de cualquier otro animal) adoptaba también sus facultades de movimiento, es decir, era más rápido cuando tenía que cruzar un río o un terreno pantanoso.

El cocodrilo fue la manifestación de varios dioses en áreas donde el medio acuático estaba presente de una forma más patente, por ejemplo en el-Fayum. De entre todas las hipóstasis de dioses con aspecto de cocodrilo podríamos destacar a Jentijet y a Sobek, que tuvieron su templo principal en la ciudad de Kom Ombo. Tanto allí como en Crocodilópolis (Fayum) los cocodrilos se momificaban y enterraban con toda clase de ceremonias.

Hubo veces en las que el cocodrilo podía adoptar aspectos compuestos, por ejemplo, en Edfu se reprodujo con cuerpo de cocodrilo y cabeza del halcón.
Un cocodrilo situado en cada uno de los puntos cardinales era el método para delimitar el cosmos, según se cita en el “Libro de los Muertos” del Reino Nuevo y este animal también sirvió para representar cierta constelación pudiendo ser observado en los techos astronómicos, sobre todo en el de la tumba de Sethy I en el Valle de los Reyes o en la de Sennenmut en Deir el-Bahari, ambas del Reino Nuevo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todo análisis a un articulo, comentario o noticias. De acuerdo o no, le pedimos respeto y el uso de un léxico apropiado. Y, para poder publicar comentarios hay de darse de alta como miembro de este blog. Muchas gracias.