martes, 9 de octubre de 2012

Aetherofactos y las Esferas de Dyson: Si los aetherofactos no existen, 'entonces' ¿Por qué la NASA busca las Esferas de Dyson?


Según el Equipo de la Universidad Estatal de Pensilvania, algunas inteligencias serian capaces de crear esferas artificiales lo suficientemente grandes como albergar dentro de las Naciones Unidas el Sistema planetario completo. 

Tal es el caso de las Esferas de Dyson, que curiosamente coinciden con el tamaño de algunos satélites objetos avistados por satélites como el SOHO o el LASCO-y que también sí han denominado "aetherofactos". 

Dichos Objetos, han sido denominados Oficialmente Esferas de Dyson, en honor de una la Teoría del Físico Freeman Dyson. Que en el año 1960 fue uno  de los artífices de la búsqueda de Inteligencia Extraterrestre. Tal y como la Teoría de Dyson refiere, dichas Esferas Serian Objetos oscuros del tamaño superior a la órbita de la Tierra y alrededor construidos de la órbita de una estrella. Estós objetos podrian tomar y generar energía de la estrella y albergar vida dentro de forma indefinida, alimentándose de la energía de la estrella de secuencia principal. Igualmente tendrían autonomía para poder traspasar la estrella y migrar hacia otro sistema estelar utilizando esa misma energía. 

Aunque el mismo Dyson concluyó hace años que su teoría era ridícula según los conocimientos de su época, ya que la construcción de dichas Esferas implicaría la generación de enormes cantidades de energía, actualmente el Joven profesor Jason Wright y su equipo del Departamento Estatal de Astronomía y Astrofísica, estan utilizando el (WISE) Wide-field Infrared Survey Explorer para poner a prueba la Teoría de Dyson en el marco de la búsqueda de Inteligencia Extraterrestre. Lo cierto es que las Esferas de Dyson constituyen Objetos de interés indudable. 


El Equipo del Penn State fué constituído por la aplicación de fondos con cargo a la Fundación John Templeton con cargo al Programa "Nuevas Fronteras" Con el Objeto de determinar la existencia otras civilizaciones inteligentes en nuestro vecindario estelar. 

Ciertamente sì Wright y su equipo fueron capaces de encontrar evidencias aetherofactales o Esferas de Dyson, cabria concluir que oficialmente estaríamos hablando de evidencias definitivas de la Inteligencia extraterrestre.

Curiosamente, hasta hace Poco sí cuestionaba Paralelo en la Existencia de las Esferas de Dyson, while Otros Científicos fotografiaban En Directo ESTAS Esferas denominadas aetherofactos en las inmediaciones del sol, gracias a satélites SOHO-LASCO como el STEREO.

La Misión del Equipo sueros determinar de Una Vez Por Su sabor Todas Existencia. .

Fuentes:
Dyson Libro 1960 (Reproducimos Seguidamente el Contenido).
Los depósitos alrededor de soles pudo haber sido construido
Carta Science News, 18 de junio de 1960, página 389, Astronomía

Los seres inteligentes de otro sistema solar podría haber escondido su sol golpeando sus planetas aparte y utilizando las piezas para construir una esfera hueca alrededor de su sol.

Dr. Freeman J. Dyson del Instituto para Estudios Avanzados de Princeton, Nueva Jersey, dice que otras civilizaciones puede haber millones de años antes de la tierra. Es posible que hayan reorganizado sus sistemas solares para satisfacer las necesidades de sus poblaciones explotan.

Una bola hueca construida alrededor del sol resolvería el espacio y los problemas energéticos. También cortaría la luz del sol. Para detectar este tipo de civilización avanzada, los terrícolas tendrían que detectar la radiación térmica invisible de la bola hueca.

Una búsqueda de la radiación infrarroja debería estar coordinados, el Proyecto Ozma, un programa en marcha para detectar ondas de radio artificiales de las estrellas cercanas, Dr. Dyson informes en Ciencia , vol. 131, 1960, página 1667.

Usando nuestro propio sistema solar como un ejemplo, el Dr. Dyson calcula que se necesitarían unos 3.000 años para la población y la tecnología para expandir un billón de veces a razón de uno por ciento al año. Las presiones de las necesidades de la población y la energía podrían cumplirse sólo al atrapar toda la energía radiada del sol.

Para atrapar la energía, los terrícolas pudiera llamar aparte al planeta Júpiter y reorganizarlo como una bola hueca de unos 10 metros de espesor, con un diámetro dos veces el tamaño de la órbita terrestre. Esto llevaría toda la energía emitida por el Sol en 800 años. Esta esfera sería "cómodamente habitable".

Afirma el Dr. Dyson no está sugiriendo que esto es lo que sucederá en el sistema solar, sino que se limita a proponer lo que pudo haber ocurrido en otros sistemas estelares.

Búsqueda de fuentes artificiales estelares de radiación infrarroja
Freeman John Dyson, Ciencia , vol. 131, 3 de junio de 1960, pp 1667-1668.

RESUMEN: Si los seres inteligentes extraterrestres existen y han alcanzado un alto nivel de desarrollo técnico, un subproducto de su metabolismo energético es probable que sea la conversión en gran escala de la luz estelar en radiación infrarroja lejana. Se propone que la búsqueda de fuentes de radiación infrarroja debe acompañar la búsqueda iniciada recientemente para las comunicaciones de radio interestelares.

Cocconi y Morrison [1], han llamado la atención sobre la importancia y la viabilidad de la escucha de señales de radio transmitidas por seres extraterrestres inteligentes. Proponen que las antenas de escucha se dirige hacia las estrellas cercanas que podrían ir acompañadas de planetas que llevan tales seres. Su propuesta se está aplicando [2].

El propósito de este informe es señalar otras posibilidades que deberían tenerse en cuenta en la planificación de cualquier búsqueda seria de las pruebas de los seres extraterrestres. Partimos de la idea de que la escala de tiempo para el desarrollo industrial y técnico de estos seres es probable que sea muy corto en comparación con la escala de tiempo de la evolución estelar. Por tanto, es abrumadoramente probable que los tales seres observados por nosotros han existido durante millones de años, y que ya han alcanzado un nivel tecnológico superando la nuestra en muchos órdenes de magnitud. Es entonces una hipótesis de trabajo razonable que su hábitat se han ampliado a los límites establecidos por los principios de Malthus.

No tenemos conocimiento directo de las condiciones materiales que estos seres se encuentran en su búsqueda de espacio vital. Por consiguiente, consideramos que sería el curso probable de los acontecimientos si estos seres se había originado en un sistema de energía solar con el nuestro. Tomando nuestro propio sistema solar como el modelo, deberá llegar al menos una imagen posible de lo que se puede esperar que ocurra en otros lugares. Yo no discuto que esto es lo que va a suceder en nuestro sistema, sólo digo que esto es lo que pudo haber ocurrido en otros sistemas.

Los factores materiales que finalmente limitan la expansión de una especie de tecnología avanzada son el suministro de la materia y el suministro de energía. En la actualidad, los recursos materiales explotados por la especie humana son más o menos limitado a la biosfera de la Tierra, una masa del orden de 5 x 10 19 gramos. Nuestra fuente de energía podrá ser generosamente estima en 10 20 ergios por segundo. Las cantidades de materia y energía que posiblemente podría llegar a ser accesible para nosotros dentro del sistema solar son 2 x 10 30 gramos (la masa de Júpiter) y x 4 10 33 ergios por segundo (la producción total de energía del sol).

El lector se puede preguntar ¿en qué sentido puede alguien hablar de la masa de Júpiter o la radiación total del sol como la posibilidad de acceso a la explotación. El siguiente argumento pretende mostrar que la explotación de esta magnitud no es absurdo. 

En primer lugar, el tiempo requerido para la expansión de la población y de la industria por un factor de 10 12 es bastante corto, digamos 3000 años si la tasa de crecimiento promedio de 1% por año se mantiene. En segundo lugar, la energía requerida para desmontar y reorganizar un planeta del tamaño de Júpiter es de unos 1044 ergs, lo que equivale a la energía irradiada por el Sol en 800 años. 

En tercer lugar, la masa de Júpiter, si se distribuye en una capa esférica que gira alrededor del sol a dos veces la distancia de la Tierra a partir de ella, tendría un espesor tal que la masa es de 200 gramos por centímetro cuadrado de área de superficie (2 a 3 metros, dependiendo la densidad). Una cáscara de este espesor podría hacerse cómodamente habitable, y podría contener toda la maquinaria necesaria para el aprovechamiento de la radiación solar que cae sobre él desde el interior.

Es de destacar que la escala de tiempo de la expansión industrial, la masa de Júpiter, la producción de energía del sol, y el espesor de una biosfera habitable todos tienen órdenes de magnitud más consistentes. Parece, entonces una expectativa razonable que, salvo accidentes, las presiones maltusianas en última instancia conducir a una especie inteligente adoptar algún tipo de explotación eficiente de los recursos disponibles. Uno debe esperar que, dentro de unos pocos miles de años de su entrada en la etapa de desarrollo industrial, cualquier especie inteligente debe encontrarse ocupando una biosfera artificial que rodea por completo a su estrella madre.

Si el argumento anterior es aceptada, entonces la búsqueda de seres extraterrestres inteligentes no deben limitarse a la vecindad de las estrellas visibles. El hábitat más probable para tales seres sería un objeto oscuro, que tiene un tamaño comparable con la órbita de la Tierra, y una temperatura superficial de 200 °. a 300 grados. K. Un objeto oscuro se irradia como copiosamente como la estrella que se esconde en su interior, pero la radiación estaría en el infrarrojo lejano, alrededor de 10 micras de longitud de onda.

Sucede que la atmósfera de la Tierra es transparente a la radiación dentro de la longitud de onda en el intervalo de 8 a 12 micrones. Por tanto, es factible para buscar "estrellas infrarrojos" en este rango de longitudes de onda, utilizando telescopios existentes en la superficie de la tierra. La radiación en este rango de Marte y Venus no sólo ha sido detectado, pero ha sido espectroscópicamente analizado con cierto detalle [3] .

Propongo entonces que la búsqueda de fuentes puntuales de radiación infrarroja ser intentado, ya sea independientemente o en conjunción con la búsqueda de emisiones de radio artificiales. Una exploración de todo el cielo para los objetos hasta la magnitud quinto o sexto, sería deseable, pero es probablemente más allá de la capacidad de las técnicas existentes de detección. Si una exploración no dirigido es imposible, sería conveniente, como medida preliminar en busca de radiación anormalmente intensa en el rango de 10-micrones asociado con las estrellas visibles. 

Dicha radiación puede ser visto en la vecindad de una estrella visible bajo una de dos condiciones. Una raza de seres inteligentes pueden ser incapaces de aprovechar al máximo la energía irradiada por su estrella debido a una insuficiencia de la materia accesible, o podrían vivir en una biosfera artificial que rodea una estrella de un sistema múltiple en el que una o más estrellas de los componentes son aptos para la explotación y todavía sería visible para nosotros. 

Es imposible adivinar la probabilidad de que cualquiera de estas circunstancias se produciría por una raza de seres extraterrestres inteligentes. Pero es razonable para comenzar la búsqueda de la radiación infrarroja de origen artificial mirando en la dirección de cercanos estrellas visibles, y especialmente en la dirección de estrellas que se sabe que son binarios con compañeros visibles.

Referencias

G. Cocconi y P. Morrison, Naturaleza , vol. 184, 1959, pp 844-846.
Ciencia , vol. 131, 29 de abril de 1960, página 1303.
Astrofísica Diario , vol. 31, 1960, pp 459, 470.

fuente/ Misterios Astrofísica

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todo análisis a un articulo, comentario o noticias. De acuerdo o no, le pedimos respeto y el uso de un léxico apropiado. Y, para poder publicar comentarios hay de darse de alta como miembro de este blog. Muchas gracias.