lunes, 29 de octubre de 2012

Plasma solar cruza campo magnético terrestre de forma no prevista.

Las olas provocadas por la acción del viento sobre la superficie del mar y las nubes en la atmósfera, son causadas por este fenómeno.


Cuando el campo magnético de la Tierra y el campo magnético interplanetario están alineados, por ejemplo en una orientación hacia el norte, según lo indicado por la flecha blanca en este gráfico, las ondas de Kelvin-Helmholtz se generan en bajas latitudes: (AOES Medialab)

La Agencia Espacial Europea estudió el campo magnético terrestre y concluyó que las partículas de plasma solar que llegan expulsadas hasta nuestro planeta, no son del todo boqueadas, y lo traspasan como si fuera un “colador”.

“El viento solar puede entrar en la magnetosfera en un rango de ubicaciones y condiciones que no conocíamos hasta ahora”, declaró Melvyn Goldstein, del Centro Goddard de la NASA, coautor del estudio, según ESA.

“Todo esto sugiere que la magnetosfera actúa como una especie de ‘colador’ que permite que el viento solar se filtre de forma continua”, agregó.

Este fenómeno depende de cómo el campo del viento solar magnético interplanetario, correspondiente a la dirección de los iones de las partículas cargadas electromagnéticamente que envía el Sol, se alineen con el campo magnético de la Tierra, informa ESA en su reporte del estudio el 24 de octubre.

En los casos ya conocidos con anterioridad, cuando estas líneas de los campos magnéticos apuntan en direcciones contrarias se rompen espontáneamente y se abren, para reconectarse con otras líneas cercanas.
“Esto expulsa su carga de plasma hacia la magnetosfera, dejando la puerta abierta para que el viento solar alcance la Tierra”, causando las tormentas geomagnéticas solares, con especiales auroras que brillan en el cielo nocturno, interferencias en las comunicaciones de GPS e interrupciones en la generación eléctrica, agrega el informe.

Ahora los científicos descubrieron este otro fenómeno que permite pasar plasma solar continuamente. En el año 2006, los satélites de ESA informaron sobre la presencia de enormes remolinos de plasma a más de 40 mil kilómetros en el límite de la magnetosfera que dejaban pasar el viento solar incluso cuando el campo magnético de la Tierra y el viento salar magnético interplanetario estaban alineados.

Los remolinos fueron vistos especialmente en las latitudes ecuatoriales, donde la alineación entre los dos campos era mayor, informa ESA.

Según los científicos este proceso estaría regulado por un efecto llamado Kelvin Helmholtz, que se produce cuando existe una gradiente de velocidades en los dos flujos que se encuentran adyacentes.

Mediante este fenómeno ahora se conoce que las olas provocadas por la acción del viento, sobre la superficie del mar, y las nubes en la atmósfera, son causadas por este fenómeno.

El fenómeno Kelvin Helmholtz es inestable y se produce en distintas regiones de la magnetosfera y en distintas configuraciones de las alineaciones del campo magnético interplanetario, señala el estudio. Por esta razón los científicos concluyen que constituye “un mecanismo que permite el transporte continuo de viento solar hacia el interior de la magnetosfera terrestre”.

“Descubrimos que cuando el campo magnético interplanetario llega en dirección este u oeste, la mayor parte de la capa límite de la magnetosfera a altas latitudes experimenta inestabilidades Kelvin Helmholtz. Estas regiones están bastante alejadas de donde se había observado este fenómeno antes”, explica Kyoung-Joo Hwang, del Centro Goddard de la NASA, autor principal de un artículo que presenta estos resultados en el Journal of Geophysical Research.

Ahora a los científicos les resulta más difícil imaginar una situación en la que el plasma del viento solar no pueda filtrarse en la magnetosfera, “ya que no es una burbuja magnética perfecta”, destaca ESA.
Hasta la fecha lo que normalmente se conocía, era que después de las tormentas solares, cuando llegaba el plasma solar, producto de las eyecciones de masa coronal, apuntadas hacia la Tierra, chocaba con el campo magnético del polo terrestre, causando que entre plasma a la magnetosfera para luego alcanzar el planeta; responsables de las auroras y las tormentas geomagnéticas.

El efecto Kelvin Helmholtz, o KH, también se observa en las magnetosferas de Mercurio y Saturno, y los descubrimientos sugieren también hay un mecanismo de entrada continua de viento solar en todas las magnetosferas planetarias.( fuente/La Gran Época)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todo análisis a un articulo, comentario o noticias. De acuerdo o no, le pedimos respeto y el uso de un léxico apropiado. Y, para poder publicar comentarios hay de darse de alta como miembro de este blog. Muchas gracias.